VERDADERA HOMEOPATÍA 

"UNICISTA"

Clínica - Obstetricia - Ginecología

inicio

volver a "embarazo y parto"

 

 

 

CESÁREA Y HOMEOPATÍA

 

 

La historia de la cesárea se remonta a una tabla cuneiforme 1795-1750 a.C., y a muchos otros documentos más. En la mitología griega varios semidioses nacieron de “extracciones abdominales” (con madres vivas o muertas). En Roma, en la época de los reyes, en el siglo VII a.C. se dictó la Lex Regia, una ley por la cual Numa Pumpilio ordenaba a los romanos que “toda mujer que muriese en el parto no fuera inhumada sin extraer antes de sus entrañas el fruto de su embarazo”.
De allí proviene el término cesárea, del
latín caesere, que quiere decir cortar, incidir o abrir por medio de la cirugía.
El mito del nacimiento de Julio César está desmentido.

La operación cesárea es es el procedimiento quirúrgico mediante el cual se extrae al bebé por una vía que no es la natural, es decir a través de la operación abdominal en que se secciona la pared muscular, luego el útero, y por allí se extrae al bebé.
La incisión de la pared abdominal es transversal y baja, cerca del pubis (incisión de Pfanenstiel), que luego queda cubierta por el vello pubiano. En los casos de extremada urgencia (fetal o materna), la incisión en el abdomen se hace vertical (de ombligo a pubis), ya que es mucho más rápida para abordar el útero que la transversal. Por eso la mamá debe entender que es más importante la salud fetal que la estética posterior.
La recuperación post-operatoria en la cesárea es más lenta que en un parto vaginal.
En las últimas décadas se ha ido incrementando su uso por varios motivos de índole médica, muchos valederos, pero otros sin criterios convincentes.

Motivos valederos:

1) Disminución de las complicaciones:

  • Post-anestésicas

  • Infecciosas puerperales

  • Hemorrágicas

  • Infecciosas en la cicatriz

2) Mejoramiento en:

  • El uso de antibióticos

  • Las técnicas quirúrgicas

  • El uso de modernos anestésicos

  • Anestesistas muy bien preparados

Muchos médicos obstetras le han hecho creer a las mujeres que la cesárea es mejor que el parto, y esto es una atrocidad. La cesárea es una cirugía mayor, abdominal, con todos los riesgos y complicaciones que ésta pueda tener. Y lo más terrible de todo es que en la práctica privada un 80% de los partos son cesáreas, mientras que en los hospitales no llega al 25%. ¿Comodidad del médico? Es una forma de terminar el embarazo en 2 horas, sin esperar todo el trabajo de parto, que algunas veces puede durar 8-10 horas. Y si se presta más atención, se ve que las clínicas están trabajando con partos ("cesáreas") de lunes a viernes, es decir que “programan” la terminación del embarazo en el día y la hora conveniente para el obstetra, sin tener en cuenta el parto eutócico o espontáne. Los sábados y domingos aparece alguna parturienta acompañada por su partera y su médico obstetra, los cuales están de acuerdo que lo mejor es el parto natural, humanizado, respetando a la mujer y al niño por nacer, respetando la intención de que la mamá es la única protagonista del parto. Es decir que vemos que la cesárea ya no es un procedimiento de emergencia, sino que se ha convertido en una rutina de comodidad. La mujer tiene derecho a tener un parto natural cuando no haya indicación precisa para la cesárea. Para ello se prepara durante el embarazo con el equipo de partera, obstetra y neonatólogo que la pareja elije para tener un parto natural y feliz.

No se debe recurrir a esta operación por conveniencia del médico ni de los padres,
sino solamente por indicaciones de índole médica.

Los riesgos de la cesárea:

  • Aumentan las molestias y dolores abdominales post-nacimiento

  • Aumenta el riesgo de distress (dificultad) respiratorio del recién nacido

  • Aumenta el tiempo de internación materno y neonatal

  • Aumenta el riesgo de infecciones maternas y del bebé

  • Aumenta el riesgo anestésico

  • Una mala cicatrización interna puede dejar síntomas abdominales permanentes

  • En las cesáreas iterativas (varias cesáreas en una misma mujer) aumenta el riesgo de que en la segunda, tercera, cuarta cesárea se termine realizando una histerectomía (extirpación del útero)

  • En las cesáreas iterativas se corre el riesgo de rotura uterina al final del embarazo

Por eso es fundamental que se valore a la cesárea en su justa indicación, ya que hay casos perfectamente indicados para realizarla.

Los bebés que nacen por vía vaginal tienen seguramente menos complicaciones respiratorias y de adaptación al medio que los nacidos por cesárea. El hecho de que la cabecita atraviese el canal vaginal pone en funcionamiento en el bebé el mecanismo general de adaptación por primera vez; éste es el primer stress que va a soportar el ser humano. Así el recién nacido está en condiciones de adaptarse mejor a la vida extrauterina. Al bebé nacido por cesárea "se lo arranca" del útero, o sea que no cumple su mecanismo de adaptación; entonces hay que darle tiempo para que regule su respiración, su ritmo cardíaco, su temperatura (por lo cual tendrá que estar en observación en la nursery). Para ello el neonatólogo estará atento a todos esos parámetros.

Según un artículo publicado en Página 12 en octubre de 2006, América Latina tiene la mayor tasa de cesáreas no necesarias. Y según la OMS, la tasa de cesáreas prevista como adecuada es de aproximadamente el 10% de los partos.

arriba

INDICACIONES DE LA CESÁREA:

  • Falta de progresión del trabajo de parto, o parto detenido

  • Presentación pelviana o de nalgas, o situación transversa

  • Sufrimiento fetal agudo

  • Procidencia del cordón fetal a través de la vagina irreductible

  • Dos o más cesáreas previas

  • Desproporción entre la pelvis materna y el tamaño fetal

  • Fibromas uterinos bajos que dificultan el paso del bebé por el canal del parto

  • Hemorragia placentaria (placenta previa o de insersión baja)

  • Problemas graves de salud de la mamá (enfermedad cardíaca, pulmonar o renal, diabetes, hipertensión, o por HIV en algunos casos)

  • Pre-eclampsia severa

  • Parto múltiple de más de 2 bebés

  • Herpes genital activo

  • Alguna enfermedad neurológica del bebé que le impida salir por vagina

arriba

TIPOS DE ANESTESIA:

La mayoría de las veces se opera con anestesia peridural o epidural, con la cual la mamá está despierta, sólo anestesia de la cintura para abajo.
Pero en casos de suma urgencia (fetal o materna), o de hemorragias masivas, se opera con anestesia general, que es mucho más rápida que la peridural para extraer con urgencia al bebé; la mamá está dormida.

arriba

HOMEOPATÍA:

Hay cuatro “reglas para las indicaciones quirúrgicas” en Homeopatía, y que fueron enunciadas por el creador de la misma, el Dr. Samuel Hahnemann:  

1.  “Toda enfermedad o trastorno mecánico se trata con procedimientos mecánicos”: fracturas, estrecheces, obstrucciones, hernias, etc.

2.  “Todo cuerpo extraño al organismo puede ser eliminado o extraído por cirugía”: balas, esquirlas, colecciones de pus que no drenan espontáneamente, etc.

3.  “No debe ser operada una lesión que puede ser curada por tratamiento médico, y cuya extirpación o supresión involucre el riesgo de una metástasis mórbida (enfermedad más grave y más profunda en otro órgano)”. Ej: amígdalas supuradas, fibromas, adenomas de mama y de próstata, úlceras no complicadas de estómago, hemorroides, etc. Si éstos produjeran trastornos mecánicos de obstrucción o compresión, entonces sí van a la cirugía.

4.  “Deben ser operados todos aquellos casos en que la urgencia del proceso lo requiera”: grandes hemorragias, úlceras perforadas, apendicitis, peritonitis, compresiones endocraneanas, etc.

En el caso en que el trabajo de parto termine en cesárea, el médico homeópata posee una cantidad de
remedios para preparar a la paciente para la cirugía si la misma es programada. Si es una urgencia,
la paciente debe ser operada. Luego, en el post-operatorio se medicará con remedios homeopáticos
para el dolor, para prevenir posibles hemorragias, infecciones, y sobre todo para que la mujer evolucione
mental y físicamente en forma adecuada, equilibrando su energía vital, armonizándola energéticamente.
Todo esto favorece la pronta recuperación y buena evolución del post-operatorio,

y la buena relación del binomio madre-hijo.

Dra. Norma Pereyra
Ayudante de Cátedra
AMHA - 2008
nepereyra@intramed.net.ar

arriba