VERDADERA HOMEOPATÍA 

"UNICISTA"

Clínica - Obstetricia - Ginecología

inicio

volver a "la mujer"

     

FLUJO EN LAS NIÑAS Y PÚBERES

Y HOMEOPATÍA

 

La infección del tracto genital inferior en niñas premenárquicas (antes de la primera menstruación) o prepúberes se limita casi exclusivamente a vulva y a vagina, con promedio de edad de 2 a 7 años.
Aparece generalmente por una inflamación de la mucosa vaginal y/o vulvar, la que produce algunos síntomas molestos y por los cuales consultan las madres al pediatra.  

Leucorrea o flujo fisiológico:

  • Secreción inodora, blanquecina, lechosa o transparente y filante

  • NO provoca prurito

  • Se la ve en la recién nacida, en la premenarca y en las adolescentes

  • Se debe a la aparición de los estrógenos y la progesterona

  • NO DEBE SER TRATADA

arriba

LAS CAUSAS DE LA INFLAMACIÓN PUEDEN SER:  

A) De origen inespecífico: producidas por un solo microorganismo o varios de la flora propia de la vagina:

  • Por traumatismos o lesiones a ese nivel local (caídas de sillas o bicicletas, violaciones, etc.)  

  • Por infecciones bacterianas, parasitarias o micóticas (hongos), a veces  infecciones mixtas

  • Por agresión física de la mucosa (introducción de algún elemento en la vagina, por la misma niña jugando, por ejemplo)  

  • Por mala higiene (excesiva o inadecuada)

  • Por contaminación de la región anal hacia la vulva, si la niña no ha aprendido a limpiarse bien la cola cuando va a defecar (lo mismo para la mujer adulta): de adelante hacia atrás

  • Por hábitos masturbatorios

La vulvovaginitis por oxiuros produce: prurito anal, vulvar y nasal, halo eritematoso (rojizo) ano-vulvar, llanto súbito nocturno, sueño intranquilo.

La vulvovaginitis secundaria a cuerpo extraño produce un flujo purulento o serohemático y fétido. Ante la sospecha, pedir ecografía o realizar una exploración vaginal con anestesia general.

B) De origen específico: producida por gérmenes que NO forman parte de la flora propia de la vagina:

  • Origen intestinal: shigella, cándida, estreptococus agalactie.

  • Origen respiratorio y dérmico: estreptococus pyogenes, estaphilococus aureus, haemophilus.

  • Por infecciones de transmisión sexual: neisseria gonorrheae, clamydia tracomatis, trichomona vaginalis, cándida, mycoplasma, herpes genital, HPV (papiloma virus), molusco contagioso, vaginosis bacteriana.

El flujo en esta época de la vida no siempre es sinónimo de enfermedad; por ejemplo:  

a)   En la recién nacida puede haber un flujito que mancha el pañal, y que se produce en los primeros días del nacimiento: se debe al estímulo de las hormonas maternas (estrógenos) que han pasado a través de la placenta, que actúan sobre la mucosa vaginal de la niña, y que desaparece solo a los pocos días.  Cuando el flujo es anormal, puede deberse a contaminación materna al atravesar el canal del parto, o puede ser adquirida por vía transplacentaria al final del embarazo, o en el caso de rotura prematura de membranas por vía ascendente desde la vagina materna.

LA INFECCIÓN POR CLAMYDIA TRACOMATIS Y POR GONOCOCO SE TRATA 
INDEPENDIENTEMENTE DE LA SINTOMATOLOGÍA.

EL PAPILOMA VIRUS HUMANO (HPV) PUEDE ADQUIRIRLO AL ATRAVESAR EL CANAL DEL PARTO
O POR VÍA ASCEDENTE DESDE LA VAGINA (papilomatosis laríngea de la recién nacida, pero es rara).

b) En la pre-pubertad, cuando comienza la maduración ovárica, antes de que aparezca la menarca (primera menstruación), las hormonas que se están empezando a segregar tienen una acción sobre la mucosa vaginal y cervical uterina, lo que genera una especie de descamación de las células de esa zona, con la consiguiente aparición de ese flujo prepuberal o puberal. El epitelio vaginal sufre entonces las transformaciones de los estrógenos, se engrosa y aumenta su contenido en glucógeno. El medio vaginal se torna apto para el desarrollo del Lactobacilus spp que acidifican el pH (3.5 - 4.5).

c) En la infancia y pubertad, de acuerdo al agente etiológico, el flujo puede ser específico o inespecífico. La flora vaginal normal de la niña contiene microorganismos en baja cantidad y en equilibrio ecológico. En la pubertad el medio vaginal se torna apto para el desarrollo de los Lactobacilus spp. que acidifican el  pH (3.5 - 4.5). Esta acidificación y los Lactobacilus mantienen a la vagina en un estado normal que impide las infecciones. 

El flujo se produce entonces::

  • Por estímulo estrogénico no adecuado para la edad 

  • Por infección bacteriana, viral, micótica o parasitaria

  • Por traumatismos

  • Por reacciones alérgicas de contacto. Es menos común en niñas pequeñas que en adolescentes, que usan spray higiénicos, duchas, desodorantes y productos sanitarios.

La vulvitis en las niñas es la inflamación de la mucosa vulvar SIN flujo, ya sea por gérmenes de la piel circundante, o puede ser secundaria a una reacción alérgica o a un traumatismo leve. Debe ser tratada.

La vaginitis es la inflamación de la mucosa vaginal y con flujo. Puede deberse a cuerpos extraños, a parásitos como los oxiuros, a hongos, a virus, a bacterias específicas.

La vulvo-vaginitis se asocia a secreción anormal.  

d) Las infecciones vulvo-vaginales en la recién nacida son adquiridas en el canal del parto o por vía transplacentaria.

EL FLUJO NO SIEMPRE ES SINÓNIMO DE ENFERMEDAD, PERO ANTE CUALQUIER DUDA 
LA MADRE DEBE HACER UNA CONSULTA, YA QUE HAY OTRAS CAUSAS
QUE PUEDEN OCASIONARLO, Y NO ES NORMAL PARA LA NIÑA.

arriba

SINTOMATOLOGÍA:

  • Bombachita manchada con una secreción más o menos abundante  

  • Flujo blanco, o grisáceo, o amarillento. A veces llega a ser purulento  

  • Ardor, prurito y disuria (dolor y dificultad para orinar)  

  • Vulvitis: vulva edematizada y enrojecida  

En los casos de introducción de algún cuerpo extraño, a los síntomas anteriores se agregan éstos:  

  • Flujo abundante, irritante, que recidiva (vuelve a repetirse) a pesar de los tratamientos instaurados  

  • Flujo sanguinolento y/o maloliente  

Antes de la  menarca, el cuerpo extraño más frecuentemente hallado es papel higiénico. En las niñas adolescentes, es un tampón olvidado. 

Con respecto a la contaminación de la vulva desde el ano:

Es imprescindible que toda mamá enseñe a limpiarse la cola a la niña “de adelante para atrás”, de la vulva hacia el ano, y NO al revés. Si no se le enseña, seguro que lo están haciendo mal.
Otro detalle a tener en cuenta es que cuando se ponen y se sacan la bombacha, previamente deben quitarse el calzado.

arriba

MANEJO DE LA CONSULTA:

En la paciente con vulvovaginitis es muy útil considerar el grado de estimulación estrogénica presente y determinar si la molestia es predominantemente vulvar (disuria, prurito) o vaginal (flujo). 
En la primera consulta:

  • Interrogatorio:

  • Constitución grupo familiar

  • Convivientes de la niña

  • Características de la vivienda

  • Recursos sanitarios

  • Hábitos de baño (inmersión, ducha, esponja, toalla, jabones, espumas)

  • Higiene post-defecatoria (papel higiénico, toalla, bidet, toalla de bidet)

  • Ropa interior y su lavado

  • Infecciones de padres o personas a cargo

  • Antecedentes de parasitosis

  • Si recibió tratamiento con estrógenos, o con corticoides o con antibióticos

  • Prácticas masturbatorias o juegos sexuales

  • Edad de inicio sexual

  • Sospecha de abuso sexual

  • Examen clínico:

  • Región urogenital-anal

  • Región orofaríngea

  • Piel del resto del cuerpo

  • Sistema linfático (ganglios)

  • Grado de estrogenización de la niña

  • Ver si son “leucorreas fisiológicas”

arriba

TRATAMIENTO DE LA VULVO-VAGINITIS EN LA RECIÉN NACIDA: del germen causante de la infección, con antibióticos.

TRATAMIENTO DE LA VULVO-VAGINITIS EN LA INFANCIA: en caso necesario, antibióticos de amplio espectro por vía oral. En el caso de cuerpos extraños, remover al mismo y lavar con abundante solución fisiológica o agua tibia, y realizar baños de asiento con agua de hojas de Malva o de Manzanilla.  

NUNCA MEDICAR CON ANTIBIÓTICOS O ANTISÉPTICOS SIN PREVIA CONSULTA AL MÉDICO. 
EL LAVADO EXCESIVO TAMPOCO ES BUENO. 

EN LO POSIBLE, PARA LA HIGIENE DIARIA, SE USARÁN JABONES NEUTROS
(DE GLICERINA SIN PERFUME, O JABÓN BLANCO PARA LA ROPA).

NO USAR NUNCA DESODORANTES ÍTIMOS.

arriba

HOMEOPATÍA:

Es una medicina alternativa o complementaria que trata enfermos y no enfermedades estimulando las defensas del organismo para que éste reaccione mediante su sistema inmune, o sea su sistema defensivo, produciendo una reacción de curación en la totalidad del individuo. Se basa en el Principio de Similitud: una sustancia capaz de producir determinados síntomas en una persona sana, también es capaz de curar los mismos síntomas en una enferma. 

Uno de los principios de la Homeopatía es tomar al paciente desde la totalidad que él conforma: ser humano único e irrepetible, con sus procesos biológicos, naturales y mentales: TRATAMIENTO HOLÍSTICO.  

Es una forma terapéutica que estimula naturalmente la capacidad defensiva del organismo, teniendo especial consideración en el respeto de las leyes fundamentales de la naturaleza.

Los niños podrán recibir tratamiento homeopático desde el momento del nacimiento, si es necesario, sin ninguna contraindicación ni efectos secundarios. Los homeópatas han observado que los niños nacidos de mujeres que han recibido tratamiento homeopático durante el embarazo son más sanos que los otros niños. 

La Homeopatía  no actúa sobre los síntomas de la enfermedad sino sobre las causas profundas, integrando en su concepción terapéutica a todo el individuo. Intenta desde siempre hacer una verdadera medicina de la persona. Estas manifestaciones vulvo-vaginales en realidad no son enfermedades locales, sino manifestaciones de un desorden interno, psíquico o físico que se expresan a través de un órgano. En la niña habrá que investigar qué está sucediendo con ella a nivel mental, general, para que enferme en un determinado momento. Para ello será necesaria una exhaustiva historia clínica homeopática para poder arribar al remedio único de fondo y así equilibrarla, armonizarla para que no recidive su enfermedad.

En el caso de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), se tratará con el antibiótico adecuado para cada una de ellas, y luego se administrará el remedio único homeopático para volver a la paciente al equilibrio vital.. 
Es importante hacer la siguiente salvedad: el remedio homeopático no suprime síntomas (no corta una diarrea, una infección, no baja la fiebre, no ataca un eccema), como lo hace la alopatía, sino que estimula los propios mecanismos de defensa del paciente con el remedio único. A partir de allí se produce la curación por él mismo.

A nivel local, en estas infecciones o inflamaciones vulvo-vaginales existen remedios naturales, no agresivos, como baños de asiento con agua con hojas de Malva o de Manzanilla, etc.

arriba

ALGUNOS REMEDIOS HOMEOPÁTICOS PARA LA INFLAMACIÓN DE LA VAGINA:

 

PUNTAJE SEGÚN EFECTIVIDAD:

***: 3 puntos

**:  2 puntos

 

COCCUS CACTI **: vulvitis. Vagina dolorida, peor al orinar y sentada. Flujo mucoso como jalea.

CURARE **: ulceraciones dolorosas de vulva. Flujo espeso, purulento, ofensivo.

HAMAMELIS **: flujo copioso, persistente, con vagina muy sensible, como en carne viva, y prurito vulvar.

KALI CARBÓNICUM ***: dolor quemante en vulva, con erosión y prurito. 

MERCURIUS **: flujo, peor de noche, en cama. Flujo acre excoriante, verdoso o purulento, en niñitas, con prurito vulvar, está peor por el contacto de la orina y al rascarse (arde), está mejor por lavarse con agua fría. Sensación de tener la vagina excoriada y en carne viva. Labios mayores hinchados, calientes, duros, rojos y brillantes, con dolores.

MERCURIUS CORROSIVUS **: flujo blanco-amarillento de olor nauseoso, dulzón. Intensa inflamación vulvar.

NATRUM CARBÓNICUM **: flujo espeso, abundante, irritante, amarillento y fétido. Excoriaciones en la vulva, entre los muslos.

arriba

ALGUNOS REMEDIOS HOMEOPÁTICOS PARA EL FLUJO:

 

ALUMINA ***: flujo acre, excoriante. albuminoso, está peor durante el día, y mejor por un baño frío. 

ARSÉNICUM ***: flujo excoriante que aparece en lugar de la menstruación. Flujo ácido, corrosivo, ofensivo, amarillento, con edema vulvar.

ARSÉNICUM IODATUM ***: flujo acre, sanguinolento, abundante, quemante. 

AURUM MURIÁTICUM **: vulvitis y vaginitis, con calor, ardor y prurito. Flujo copioso, excoriante, amarillento. Blenorragia con hinchazón inguinal.

BORAX **: flujo albuminoso transparente, como almidón cocido o clara de huevo, acre, excoriante, quemante, adherente, sobre todo entre una y otro menstruación, en la mitad del ciclo o postmenstrual. Abundante, caliente. Prurito vulvar. Eccema de vulva.

BOVISTA ***: flujo pre o postmenstrual, transparente o blanco, albuminoso, acre, adherente, verdoso. Peor caminando y de noche. Deja manchas verdes en la ropa.

CALCÁREA CARBÓNICA ***: flujo acre, quemante, copioso (sale a chorros), lechoso, espeso, purulento, blanco o amarillento. Flujo en niñas. Prurito vulvar quemante, voluptuoso.

CARBO ANIMALIS ***: flujo quemante, peor caminando, que tiñe de amarillo la ropa. 

CARBONEUM SULPHURATUM ***: flujo ardiente, irritante, con prurito.

CARBO VEGETABILIS **: flujo matinal, verdoso, acre, excoriante, ardiente, lechoso, blanco o amarillento, acuoso o espeso, antes y durante la menstruación.

CAULLOPHYLUM ***: flujo excoriante, debilitante, con dolores de tironeo hacia abajo, con pesadez. Esterilidad por flujo.

CÁUSTICUM ***: prurito vulvar por flujo, durante la menstruación. Flujo de noche, acre, copioso, filamentoso, transparente. 

CHAMOMILLA ***: flujo excoriante, amarillo.

CINNAMOMUN ***: flujo crónico. 

COCCULUS ***: flujo en lugar de la menstruación, o entre los períodos, muy debilitante, apenas puede hablar. 

FERRUM METALLICUM ***: prurito vulvar. Flujo lechoso, acre. Blenorragia. 

FLUORICUM ACIDUM ***: flujo acre, excoriante, con prurito.

GRAPHITEX ***: flujo acre, excoriante, viscoso, copioso, que sale a chorros, día y noche, antes y después de la menstruación, caminando o sentada. Flujo blanco o blanco-amarillento, acuoso, con gran debilidad lumbar y en general.

HYDRASTIS **: flujo acuoso, caliente, o abundante, irritante, amarillento, espeso, pegajoso y filante, o purulento, continuo. Está peor después de las menstruaciones, con prurito vulvar y excitación sexual. 

IODUM ***: flujo espeso, amarillo, ardiente, copioso, crónico, que excoria la piel y corroe, tiñe y destruye la ropa. Está peor durante la menstruación.

KALI BICHROMICUM **: vulva hinchada, vagina dolorida, como en carne viva. Flujo amarillento, filamentoso, viscoso e irritante, con prurito vulvar. 

KALI CARBÓNICUM ***: dolor quemante en vulva, con erosión y prurito. Flujo amarillento con prurito y ardor.

KALI MURIÁTICUM ***: flujo espeso, blanco-lechoso, no irritante.

KALI PHOSPHÓRICUM ***: flujo ácido, quemante, abundante, de color amarillo-anaranjado o verdoso, de olor fétido, pútrido. Flujo en niñas pálidas, anémicas y nerviosas.

KREOSOTUM ***: flujo ácido, fétido, pútrido, con olor a maíz verde, excoriante, irritante, quemante. Flujo sanguinolento, copioso, blanco lechoso o amarillento, que tiñe la ropa de amarillo y la endurece como almidón; con gran agotamiento, sobre todo en las piernas.

LILIUM TIGRINUM ***: flujo amarillo, o marrón, acre, excoriante, muy líquido, tiñe la ropa de color marrón. Prurito en la vulva y vagina.

LYCOPODIUM ***: flujo lechoso, amarillento o rojizo, y corrosivo.

MEDHORRINUM ***: flujo albuminoso, irritante, con olor a salmuera; o amarillo y copioso. Prurito en la vagina y los labios.

MERCURIUS ***: flujo, peor de noche, en cama. Flujo acre excoriante, verdoso o purulento, en niñitas, con prurito vulvar, está peor por el contacto de la orina y al rascarse (arde), está mejor por lavarse con agua fría. Sensación de tener la vagina excoriada y en carne viva. Labios mayores hinchados, calientes, duros, rojos y brillantes, con dolores.

MERCURIUS CORROSIVUS **: flujo blanco-amarillento de olor nauseoso, dulzón. Intensa inflamación vulvar.

NATRUM CARBÓNICUM **: flujo espeso, abundante, irritante, amarillento y fétido. Excoriaciones en la vulva, entre los muslos.

NATRUM MURIÁTICUM ***: flujo albuminoso o como almidón cocido, espeso o transparente, blanco o verdoso (aumenta al caminar), acre. Prurito vulvar, por flujo o después de la menstruación. 

NATRUM SULPHÚRICUM ***: flujo verdoso siguiendo a una blenorragia, acre. Vulvitis herpética.

NITRIC ACIDUM ***: prurito vulvar producido por flujo, está peor caminando o por el frío. Flujo acre, excoriante, marrón o verdoso, sanguinolento. Flujo adherente o acuoso, fétido, tiñe la ropa de marrón o de amarillo, o deja manchas con bordes negros. Flujo de la blenorragia.

PLATINA ***: flujo albuminoso, transparente, blanco. Está peor después de orinar o al levantarse de una silla. Flujo de la blenorragia. Flujo por masturbación. 

PSORINUM **: flujo abundante, con trozos como coágulos, y de olor intolerable, repugnante, pútrido. Se acompaña de violentos dolores sacros y debilidad.

PULSATILLA ***: flujo acre, excoriante, ardiente, cremoso o lechoso, acuoso. Flujo de la blenorragia. El flujo aparece sólo estando acostada.

SABINA **: flujo abundante, irritante, fétido, después de la menstruación. Flujo de color carne, o amarillento, o lechoso.

SEPIA ***: prurito vulvar por flujo irritante. Prurito vaginal. Herpes genital.

SILICEA ***: flujo lechoso, irritante, corrosivo, copioso, que sale a borbotones, especialmente cuando orina o después de la menstruación.

SATNNUM ***: flujo transparente o amarillento, con gran postración.

SULPHUR ***: flujo quemante, con prurito (está peor por el calor de la cama, y sentada), con excoriación y ardor vulvar. 

SYPHILLINUM **: flujo extremadamente abundante, acre, acuoso, amarillento, fétido, que empapa los paños. Está peor de noche. Flujo en las niñitas. Violento prurito vulvar por el flujo, que mejora durante la menstruación.

THUJA **: flujo mucoso, abundante, espeso, verdoso, irritante.

ZINCUM **: flujo mucoso, espeso, sanguinolento y excoriante, después de la menstruación, provocando intenso prurito voluptuoso que induce a la masturbación. 

 

Dra. Norma Pereyra
Ayudante de Cátedra
AMHA - 2003

nepereyra@intramed.net.ar

arriba